Javier Cirujano Ávila

Javier Cirujano Ávila, más conocido como Jay  Ciru, nació en un municipio catalán de la provincia de Tarragona llamado La Pineda un 29 de Abril de 1.980. 

Ya desde muy pequeño demostró su gran pasión por la música, en especial, por el piano que sus padres, Javier y Margarita, le regalaron para reyes. Se trataba exactamente de un Casio pequeño con el que aprendió a interpretar melodías de las canciones de aquella época sin ninguna ayuda de partituras, solo de oido, don que heredó de su padre ya que él dominaba muy bien la guitarra española. 

Debido a los horarios de trabajo de sus padres que no permitían una flexibilidad para poder conciliar, su abuela materna, Valentina, era la que ayudaba en la crianza de Javi diariamente junto a sus tías quienes se volcaron 100% al cuidado del pequeño. 

 Era tanto lo que disfrutaba Javi de la compañía de su abuela y sus tías que mientras sus amigos aprovechaban los fines de semana para salir a dar una vuelta, él prefería acompañarlas a hacer la compra semanal a un conocido centro comercial. Sin duda, Javi siempre ha sido y sigue siendo una persona muy familiar. 

A los nueve años, entró en el conservatorio de música de Vilaseca, animado por sus profesores que ya observaban el gran talento del niño. 

Al segundo año de conservatorio, su madre le regaló su primer piano de estudio con el que cada tarde tocaba desde su ventana. De hecho, eran muchos los vecinos que se paraban a escucharle admirando su gran capacidad para crear melodías. 

A los 18 años, decidió dejar el conservatorio, muy a pesar de sus profesores, ya que veían el gran talento que tenia y le quedaba muy poco para acabar la carrera. Sin embargo, él lo tenia muy claro y cito palabras textuales:

“con todos mis respetos pero prefiero interpretar a Alejandro Sanz que a Mozzart.” 

A partir de ese momento, Javi quiso luchar por su sueño que era dedicarse a la música. Decidió compaginar su trabajo diario, que nada tenía que ver con la música, con sus primeros bolos en hoteles de la zona los fines de semana con su dueto músical llamado “DINGOS.”

Cinco años más tarde, Javi junto a su compañero Dani creó un nuevo formato musical llamado “BLACKBOYS MUSIC SHOW” con una gran puesta en escena en el que las coreografías y el espectáculo son los puntos fuertes de sus actuaciones creando un ambiente único lleno de magia, diversión y sentimiento.

Pero no fue hasta el año 2.019 cuando Javi decidió apostar por su perfil de músico como JAY CIRU. Un músico que siente que ha descubierto nuevas facetas de sí mismo; facetas que han hecho aflorar sus sentimientos,hasta ahora desconocidos, como músico.

Fue de esta manera y gracias a su dedicación diaria como nació ” Respira” convirtiéndose en un himno del confinamiento para muchas personas. Fue tal la acogida de ésta que Jay Ciru quiso devolver a sus seguidores todos los sentimientos y emociones que experimentó gracias a ellos creando junto a su compañero musical Dani, una nueva canción llamada “EL COLOR DE LA VIDA” un tema lleno de esperanza, alegría y energía.

Sin duda, Javi tiene un capacidad enorme de reinventarse y es así como ha ido consiguiendo esos sueños que ya desde pequeño venía visionando.